Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web
Seleccione el tipo de búsqueda
  • Sitio
  • Web
Search

Artículos

 

Como un despacho de abogados autónomo y comprometido con la buena praxis del derecho y la justicia, nuestro equipo plasma por escrito su opinión personal y la de Pluslegal Abogados sobre temas de interés general relacionados con nuestro trabajo diario y experiencia. Consulta todos los artículos de opinión del despacho.

La opinión de Pluslegal Abogados

jul.
11
2016

Cláusulas suelo hipotecarias: Opinión sobre la sentencia 241/2013 de 9 de mayo del TS

Posted 3 years 220 days ago ago by Pluslegal Abogados

Las cláusulas suelo han generado mucha literatura, pronunciamientos doctrinales y jurisprudencia en los últimos tiempos. Fundamentalmente, cuando hablamos de cláusula suelo nos referimos a una limitación en el tipo de interés que el banco imponía de forma unilateral. De esta forma, se incorporaba un techo y un suelo para intentar eludir su ilegalidad. El problema fundamental consistía en que el tipo de interés mínimo se establecía muy elevado, con lo que el banco se aseguraba cobrar un porcentaje muy por encima del tipo de interés real. Y el techo que fijaban las entidades bancarias era extremadamente elevado, de forma que si se llegaba a alcanzar ese tipo de interés era previsible que el 100% de los hipotecados no pudiese pagar sus créditos, por lo que el sistema financiero prácticamente se destruiría.

Las entidades bancarias, además de no negociar la incorporación de la cláusula suelo, ni siquiera explicaban al consumidor lo que representaba esta incorporación, ni les explicaban lo que representaría económicamente en sus hipotecas realizando simulación con diversos planteamientos, favorables y desfavorables, para que el consumidor pudiera tomar una decisión sobre si firmar o no firmar la hipoteca una vez instruido en las condiciones que se le ofrecían.

Los tribunales españoles no han dejado ninguna duda al valorar esta cláusula: es una cláusula abusiva. La Ley española es muy clara en este sentido, las cláusulas abusivas son nulas de pleno derecho y, por lo tanto, es como si nunca hubiera existido, ya que quien abusa del derecho no puede beneficiarse de él. La consecuencia es lógica, si esa cláusula nunca ha existido las prestaciones deben de ser devueltas desde el principio.

¿Qué sucede entonces para que el Tribunal Supremo limite la retroactividad y solo conceda la devolución del dinero desde 2013 y no desde que la cláusula se incluyó en el contrato?

La cuestión es bastante simple, el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia contra la propia Ley española justificando que el sistema financiero español se vería en peligro si tuviesen que devolver todo el dinero indebidamente cobrado. Pero la pregunta se le podría hacer a la inversa a los Ilustrísimos Magistrados, ¿Qué sucede con los beneficios indebidamente cobrados? ¿Con ellos no se vio perjudicado el sistema financiero de los consumidores? La cuestión es que muchos de ellos perdieron sus viviendas por no poder pagar sus abusivas hipotecas, y ya nadie se las devolverá. Mientras tanto, pagaban desde su situación de desahuciados el rescate al sistema financiero español. O, peor aún, mientras los que podían pagar sus hipotecas seguían pagando intereses ilegales y abusivos tenían, además, que pagar el rescate bancario al mismo tiempo. Y todo esto mientras los bancos seguían cobrando (y siguen) intereses declarados abusivos y nulos.

Hay que tener en cuenta que existe mala fe en las entidades bancarias cuando sabiendo que la cláusula es ilegal la siguen cobrando hoy día y se resisten a quitarla por propia iniciativa a los consumidores. A lo sumo, ofrecen quitarla a cambio de la adquisición de nuevos productos a sus clientes, pero sin concederles nunca la retroactividad ni devolución alguna de su dinero. También hay que considerar que una gran mayoría de perjudicados no quieren iniciar acciones contra su banco. A lo sumo se contentan con el hecho de que el banco les retire la cláusula. Por lo tanto, la decisión del Tribunal Supremo ha sido en todo punto política. Pero la política no es función del Alto Tribunal, sino la jurídica.

Afortunadamente, otros tribunales hacen su trabajo con responsabilidad. Así, el Juzgado de lo Mercantil 11 de Madrid, ha declarado nulas las cláusulas suelo de prácticamente todas las entidades bancarias en el macro juicio llevado a cabo por las asociaciones de consumidores contra las entidades bancarias. No obstante, no podrá devolver el dinero a los usuarios toda vez que el Supremo se ha asegurado de evitarlo dictando un Auto en, fecha 3 de junio de 2013, que confirmaba la limitación de la retroactividad.

Sin embargo, los consumidores tienen abierta una puerta a la esperanza, el 26 de abril tuvo lugar la vista en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea que decidirá si limita o no la devolución del dinero a los consumidores. El próximo 13 de julio el abogado del Tribunal emitirá su dictamen, que suele coincidir con el parecer final del Tribunal. Así que estaremos muy atentos a él para saber en qué sentido se dictará sentencia definitiva en noviembre o diciembre de este mismo año.

Desde Pluslegal Abogados estamos convencidos de que la decisión favorecerá a los consumidores, como no puede ser de otra manera en aplicación de la Ley española, con lo que el Tribunal Supremo se vería obligado, por responsabilidad, a explicar el porqué de su controvertida decisión. Prueba de ello es que las entidades bancarias ya están aprovisionando 4.500 millones de euros para afrontar los pagos, signo inequívoco de que la decisión hará justicia.






Autores