Desahucio por impago

El desahucio por impago es un proceso de índole legal que se ejecuta cuando el arrendatario no cumple con los pagos de alquiler estipulados en su contrato de arrendamiento o el propietario de un inmueble no hace frente al importe de las mensualidades de la hipoteca que recae sobre él.

En la actualidad, existen tipos de desahucios por impago, que se diferencian por las acciones legales que generan.

Desahucio por impago de alquiler

En el momento de arrendar un inmueble, es imprescindible tener claros todos los puntos del contrato, en especial las cláusulas relacionadas con el pago del alquiler, ya que evitará discrepancias en el futuro. Sin embargo, si se cumple con lo estipulado en el documento que regula el acuerdo, el arrendador cuenta con dos derechos primordiales, que son:

  • Reclamar los pagos atrasados, siguiendo lo estipulado en el contrato si no se paga en tiempo y forma.
  • Desalojar a los inquilinos y recuperar el inmueble.

La infracción más grave es que el inquilino siga en el inmueble, sin hacer frente al pago de la renta.

¿Es posible evitar desahucio por impago de alquiler?

Antes de proceder al desalojo por un impago de alquiler, el inquilino tiene una última oportunidad para evitar el desahucio. La Ley de Enjuiciamiento Civil recoge en su artículo 22.4 que, si el arrendatario reembolsa la deuda, y los posibles intereses existentes, se puede evitar que el contrato de alquiler se resuelva.

Dicho pago se puede hacer de la siguiente manera:

  • Directamente con el dueño del inmueble, frente a un juez o en la notaría.
  • A través de una cuenta judicial autorizada.
  • La transacción se le realiza a un notario en caso de que sea un pago notarial.

La paralización del desahucio es una oportunidad excepcional y solo se puede aplicar una vez a lo largo del tiempo que dure el arrendamiento.

Te llamamos

¿Cuánto tarda un desahucio por impago de alquiler?

Aunque depende de muchos factores, en la mayoría de las ocasiones un proceso de desahucio por no hacer frente al pago de las rentas de alquiler de un inmueble, suele tardar cómo mínimo seis meses desde que se formula la solicitud de desalojo hasta que el arrendador recupera su propiedad.

Variables que afectan durante un desahucio

Es un proceso que involucra tres partes: el juzgado, el propietario y el inquilino.

El juzgado

El funcionamiento del tribunal afectará mucho si la salida del deudor se acelera o se pospone. La realidad es que la carga de trabajo de los tribunales es muy grande, siendo esto un factor que ralentiza los procesos legales.

El propietario

En este caso será el abogado del propietario quien esté al pendiente de todo el proceso, ya que este es un elemento fundamental en este punto para que se agilice de manera más rápida el proceso de desahucio por impago.

Un abogado profesional con suficientes conocimientos y habilidades puede lograr muy buenos resultados, porque puede conocer la respuesta del tribunal a cada carta que le envía casi en cualquier momento.

El inquilino

Algo más que debemos aclarar es que la duración del proceso dependerá primero del comportamiento del inquilino. Cuando este recibe una demanda en su casa, puede solicitar o no justicia gratuita.

Si se solicita un defensor público, el proceso será más largo porque el juicio de nombramiento de un defensor público generalmente toma de tres a cuatro semanas (incluso en ocasiones varios meses); si no exige libertad de justicia, es incluso mejor, porque el proceso durará menos. Otra variable es si el inquilino se opone a la demanda.

Por lo tanto, si el arrendatario no se opone a la reclamación, no habrá juicio, esto hará que la expulsión no dure mucho tiempo en ejecutarse. Si el arrendatario se opone a pagar la deuda, tiene que resolverlo con un abogado y un procurador, que desembocará en un juicio, haciendo que el proceso de desahucio por impago se retrase.

Otra medida que se debes tener en cuenta es, que el tiempo de ejecución del proceso puede verse afectado si el inquilino o los miembros de su familia se encuentran en un estado socialmente vulnerable o si hay menores residiendo en el inmueble.

¿Cuánto tarda un desahucio por impago de hipoteca?

Cuando un propietario incumple con el pago de la hipoteca, se inicia un proceso de embargo. Este hecho se da cuento se han agotado todas vías para negociar con el banco y comienza el proceso de ejecución hipotecaria. Además, debido a la suspensión de pagos la entidad legal inicia con los trámites necesarios para la ejecución del desalojo.

Cuando llega la demanda, el deudor tiene 10 días hábiles (sin incluir sábados, domingos y festivos) después de recibir la notificación de reclamación para desalojar el inmueble o pagar la deuda total del préstamo hipotecario.

Te llamamos

Procedimiento de desahucio por impago de alquiler

Cuando los inquilinos dejan de pagar el alquiler y el arrendador quiere que se desaloje su inmueble, se pueden aplicar las siguientes acciones:

  • Pedir formalmente que desaloje el inmueble.
  • Si el arrendatario ignora la petición, hay que dirigirse a un ente judicial.
  • Sin embargo, en todos los casos, es necesaria la ayuda de un abogado de expulsión.

  • El tiempo para empezar el desahucio es de al menos 10 días desde la fecha de notificación. Por otro lado, si el inquilino abandona el inmueble y no se le otorga esta opción, el arrendador puede seguir exigiendo el pago de la deuda.
  • La próxima vez que exista un incumplimiento de contrato, el arrendador puede solicitar una expulsión y esta opción será rechazada.
  • Si el arrendatario se opone al desahucio por impago, él debe demostrar que ha pagado las cuotas de su alquiler o del préstamo hipotecario.

Contáctanos sin ningún compromiso

Nuestros abogados analizarán y estudiarán al detalle tu situación para darte la solución y el asesoramiento que necesitas.

Contactar