5 cosas a tener en cuenta en la gestión de una herencia

Dedicar el tiempo suficiente a planificar una herencia puede evitar numerosos problemas con los herederos una vez el testador fallece. Lo primero y más importante es contar con testamento, el documento en el que puedes establecer los bienes que se queda cada heredero e incluso si deben cumplir una serie de condiciones para poder acceder a ellos. Es importante contar siempre con la asistencia de un abogado especializado en herencias para tomar las mejores decisiones.

Testamento

El testamento es el documento que contiene las disposiciones testamentarias y que refleja la voluntad del testador. Es de especial interés redactarlo con la asistencia de un abogado y un notario, quienes garantizan que el testamento cumpla con la legalidad vigente y manifieste de forma precisa los deseos que tiene el testador.

El principal sujeto del testamento es el testador, la persona que manifiesta cómo quiere que se distribuya su patrimonio una vez fallezca. Los herederos son los sucesores a nivel universal, mientras que los legatarios son sucesores a título particular.

En España existen los herederos forzosos, entre los que se encuentran los hijos y el cónyuge, quienes tienen derecho sobre una determinada parte del patrimonio del fallecido.

Herederos

Cuando la persona fallecida otorga testamento, puede haber dos tipos de herederos:

  1. Forzosos: son aquellos a los que la ley reconoce el derecho a heredar la parte legítima de la herencia, aquella que el testador no puede disponer a favor de otra persona que no sean los herederos forzosos.
  2. Voluntarios: son las personas que designa por voluntad propia el testador, a quienes les puede dejar la parte de su patrimonio que no está reservada a los forzosos. De no existir los herederos forzosos el testador sí puede dejar el 100% de su patrimonio a los voluntarios.

Partición

La partición de la herencia, tal y como su propio nombre indica, es como se denomina al acto de repartir los bienes hereditarios del difunto. Para poder llevarla a cabo es condición indispensable que todos los herederos hayan renunciado o aceptado la herencia.

Los pasos que deben darse para la partición de la herencia son los siguientes. En primer lugar, la aceptación. Los herederos pueden aceptar o rechazar su parte. ¿Qué ocurre si uno de ellos no quiere aceptar? Debe repudiarla ante notario en base a la Ley de Jurisdicción Voluntaria.

En segundo lugar, la formación de la comunidad hereditaria. Y, en tercer y último lugar, la partición de la herencia. Para proceder con ella, tanto si se lleva a cabo de forma notarial o judicial, hay que firmar un documento que recibe el nombre de cuaderno particional.

Impuestos

El impuesto de sucesiones es el principal tributo que hay que pagar cuando se recibe una herencia, y depende de cada comunidad autónoma. Existen una serie de reducciones de carácter estatal que se pueden aplicar sobre la cantidad a heredar.

Además, al recibir la herencia de un inmueble hay que hacer frente a una plusvalía, y la cuantía depende del Ayuntamiento. Se paga por un terreno de naturaleza urbana, un garaje, un bajo comercial, un piso…

Seguro de vida

Y, por último, es de especial interés conocer quiénes son los beneficiarios de un seguro de vida. El asegurado puede designar como beneficiario, aunque no sea familiar ni tenga ninguna relación de parentesco, a cualquier persona mayor de 16 años.

Lo mejor es designar a los beneficiarios del seguro de vida de manera expresa, con nombre y apellidos. De esta manera, pueden cobrar en el momento del fallecimiento del asegurado, con independencia de que exista o no parentesco entre ellos.

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Comparte

Publicaciones recientes​

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Te llamamos