Consejos básicos para evitar el desahucio

Si tienes una vivienda en propiedad a la que le quieres sacar rentabilidad, puedes ponerla en alquiler. La demanda de hogares en régimen de arrendamiento ha aumentado de forma exponencial en los últimos años, de forma que, si el inmueble se encuentra bien ubicado y en buen estado, recibirás la llamada de decenas de interesados en el mismo. Ahora bien, si no quieres tener problemas de morosidad con el inquilino y tener que iniciar un proceso de desahucio por impago de alquiler, debes atender a una serie de consejos básicos.

Contrato de arrendamiento firmado

Lo primero y más importante es formalizar el arrendamiento de la vivienda a través de un contrato escrito en base a la Ley de Arrendamiento Urbanos (LAU). No incluyas cláusulas abusivas porque podrían volverse en tu contra. En el contrato deben aparecer reflejados los derechos y obligaciones de las partes, arrendador y arrendatario.

Una de las cláusulas más relevantes es la de la renta. Hay que indicar de forma clara y concisa a cuánto ascienden las mensualidades, así como el tiempo y la forma de pago de estas.

Precio

Es fundamental que fijes un precio del alquiler razonable para poder atraer al mayor número posible de candidatos. Teniendo en cuenta que en algunas zonas la demanda de pisos en alquiler supera holgadamente a la oferta, quizá creas que es una buena estrategia fijar un precio por encima del de mercado.

Pero si el precio del alquiler es demasiado alto, no se presentarán muchas personas interesadas en el arrendamiento del inmueble. Por lo tanto, tendrás menos opciones para escoger al mejor inquilino. Además, la desesperación por encontrar a un inquilino cuanto antes, puede llevarte a tomar la decisión equivocada.

Inquilino

No existe un perfil universal del inquilino moroso ya que hay estafadores profesionales que son verdaderos artistas y te pueden engañar haciéndote creer que son personas serias y responsables. Muchos de ellos pagan varios meses por adelantado para demostrar su solvencia. Sin embargo, nunca más vuelven a pagar, y desalojarlos es un proceso complejo y largo.

Lo mejor es que conciertes una entrevista personal con el arrendatario para hacerte una impresión de él y puedas evaluarlo. Prepara una serie de preguntas para la entrevista y, durante la misma, presta atención tanto a sus palabras como a su lenguaje no verbal.

Inventario y fotografías

Muchos de los inquilinos morosos, antes de desalojar la vivienda por orden judicial, causan grandes destrozos. Antes de firmar el contrato de alquiler con el arrendatario, haz un inventario y toma fotografías de cada una de las estancias del inmueble. Puedes adjuntarlo como un anexo del contrato de arrendamiento. De esta manera, si se diera esta situación, podrías presentar una reclamación judicial por daños y destrozos.

Fianza

El artículo 36.1 de la LAU determina lo siguiente: “La celebración del contrato será obligatoria la exigencia y prestación de fianza en metálico en cantidad equivalente a una mensualidad de renta en el arrendamiento de viviendas y de dos en el arrendamiento para uso distinto del de vivienda” y “Las partes podrán pactar cualquier tipo de garantía del cumplimiento por el arrendatario de sus obligaciones arrendaticias adicional a la fianza en metálico”.

Por lo tanto, es obligatorio exigir una fianza equivalente a una mensualidad del alquiler del inmueble en metálico. Si, una vez finalizado el contrato, se han cumplido los derechos y obligaciones, debes devolver la fianza íntegra al inquilino.

Somos un bufete de abogados con una amplia formación y experiencia en desahucios de inquilinos morosos. Para cualquier tipo de duda o consulta, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Comparte

Publicaciones recientes​

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Te llamamos