Motivos que provocan una rotura del contrato de alquiler de un piso

Cuando se alquila una vivienda, el propietario y el inquilino llegan a un acuerdo sobre los puntos que regularán el tiempo del arrendamiento. En caso de que se produzca una rotura contractual, esta puede acarrear consecuencias. Te contamos varios motivos que pueden suponer la finalización abrupta del pacto. ¡Muy atento!

¡Siempre por escrito!

Antes de empezar con los motivos, debes saber que, aunque la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) no lo exija, es muy importante que cuando ambas partes alcancéis el acuerdo que regulará el tiempo del alquiler, dejéis todos los puntos pactados escritos en un documento. Los derechos y obligaciones, la renta o la duración del arrendamiento son alguno de los aspectos que deben aparecer. De esta manera, evitaréis problemas y encontronazos.

Abandono del piso

Tal y como recoge la Ley de Arrendamientos Urbanos en su artículo 9, la duración del arrendamiento debe ser pactada por las partes, en caso de no establecer ningún plazo será de 3 años, renovables por anualidades. Si el inquilino abandona el piso sin cumplir la anualidad, se está produciendo un incumplimiento contractual que tendrá consecuencias. La LAU explica que, si el inquilino deja el inmueble antes de cumplir con lo pactado, debe indemnizar al arrendador con la totalidad de la fianza o con la parte proporcional, si han transcurrido más de 6 meses y se ha estipulado por contrato.

Necesidad del propietario

Si después de un año de contrato, y con un preaviso de 2 meses, el propietario necesita el inmueble arrendado para su uso como vivienda habitual para él o para un familiar de primer grado, por adopción o para su cónyuge en caso de separación tiene derecho a rescindir el contrato de alquiler anticipadamente.

Impago de las obligaciones

Antes de empezar con el alquiler, el propietario y el inquilino tienen que pactar la cuantía a la que ascenderá la renta mensual. En el caso de que el arrendatario deje de ingresar el importe acordado, es un motivo más que suficiente para rescindir el contrato. En este momento, el dueño de la vivienda recurrirá a la fianza, además también podrá iniciar un proceso legal. Asimismo, el impago de los suministros (luz, agua, gas) también son motivo para dar por finalizado el acuerdo.

Actividades ilícitas

Otro de los motivos que pueden provocar una rotura contractual es la realización de actividades ilícitas en el inmueble arrendado. El subarrendamiento de la vivienda, a menos que este permitido por el contrato, o la utilización del piso para otros usos diferentes al de vivienda habitual son aspectos que pueden motivar una rotura contractual, con todas las consecuencias pertinentes.

¿Tienes dudas sobre los motivos que pueden ocasionar una rotura contractual? Pregúntanos.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Call Now ButtonLlámanos