divorcio

¿Por qué en el otoño hay colapso para divorciarse?

Es precisamente durante o sobre todo en otoño la época del año en la que más parejas se divorcian. Son muchos los motivos por los que en otoño se rompen tantas relaciones sentimentales. Uno de los más comunes es la cercanía de la pareja.

Durante el resto del año, muchas parejas apenas pasan tiempo juntas por el trabajo, así que hay ocasiones en las que dejan pasar los conflictos y no se sientan a hablar sobre ellos. Durante el otoño, al estar más tiempo juntos, la crisis es inevitable ya que afloran los conflictos no resueltos.

No todo siempre es tan maravilloso como se ve en redes sociales, así que muchas parejas se frustran y, en lugar de abordar la situación, deciden acabar con la relación.

Sin lugar a dudas, cuando la relación de una pareja es saludable, cualquier circunstancia es un buen momento para pasar tiempo juntos. Sin embargo, cuando se suma la familia, pueden surgir conflictos familiares. Y es que, no tiene nada que ver estar en la tranquilidad del hogar, sobre todo si la familia está lejos, que tener que convivir con suegros, cuñados y primos durante varios días, e incluso semanas.

 

Consejos para evitar divorciarse en otoño

 

Pasar las vacaciones en pareja, no significa que haya que hacerlo absolutamente todo juntos. Cada uno de los miembros necesita tiempo para sí mismo, y esto es algo que ambos deben entender y respetar.

En una relación saludable, debe haber en todo momento una tendencia al equilibrio. Cada uno puede tener sus propios gustos y preferencias, así que para llegar a un acuerdo siempre habrá que ceder en algunas cosas.

Hay quienes creen que hacer un viaje juntos es la solución a los problemas que llevan arrastrando durante todo el año. Pero es un gran error. Los problemas hay que solucionarlos antes, y tomar el viaje como un espacio de desconexión y disfrute en pareja.

 

Tipos de divorcio: amistoso y contencioso

 

Cuando una pareja llega a un punto de no retorno, la mejor solución para evitar las discusiones constantes y las peleas es el divorcio. Hay varias señales claras de que ha llegado el momento de divorciarse: falta de intimidad, problemas de comunicación, falta de confianza, relación llena de energía negativa y apatía.

Lo primero y más importante cuando una persona o una pareja toma la decisión de divorciarse es ponerse en manos de un abogado especializado en este proceso judicial. Desde 2005, no es necesario el proceso de separación para poder divorciarse.

Lo que va a definir la complejidad del proceso es la voluntad de los cónyuges. La mejor opción es la del divorcio de mutuo acuerdo ya que se resuelve más rápido y los cónyuges pueden compartir abogado, así que resulta más económico. En este caso, son los propios cónyuges los que definen las medidas que van a regir el divorcio, las cuales aparecen reflejadas en el convenio regulador.

Hay casos en los que los cónyuges son incapaces de llegar a un acuerdo, y es necesario iniciar el divorcio contencioso. Cualquiera de ellos puede presentar la demanda para comenzar el procedimiento, la cual debe estar firmada por abogada y procurador.

El Juez admite a trámite la demanda y se le notifica al otro cónyuge, dándole un plazo de 20 días para que conteste. Cuando lo haga, se les cita para la celebración del juicio, en el que defenderán su postura y aportarán todas las pruebas que consideren necesarias. Por último, el Juez adopta las medidas que van a regir la disolución del matrimonio: uso de vivienda familiar, régimen de visitas de los hijos menores de edad, pensión de alimentos…

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Comparte

Publicaciones recientes​

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Te llamamos