¿Por qué los divorcios son tan complicados?

En las últimas décadas, los divorcios se han convertido en un fenómeno social completamente normalizado. Son muchas las causas que explican los divorcios, siendo la falta de compromiso una de las más comunes. También es habitual que tras el matrimonio y con el paso del tiempo, las expectativas se vean defraudadas. Otro de los motivos que alegan muchas parejas son las dificultades económicas, que llevan a los cónyuges a una situación límite en las que las discusiones terminan por romper la relación.

En ocasiones, el divorcio es la única solución para una pareja. Ante una situación como esta, es fundamental tomar medidas urgentes para que los cónyuges no salgan perjudicados. Un divorcio de mutuo acuerdo siempre es mejor que un divorcio contencioso ya que los cónyuges comparten abogado, tienen la oportunidad de decidir las medidas que van a regir la disolución del matrimonio, y el proceso es más rápido.

 

Separación y divorcio

Lo primero y más importante es conocer la diferencia entre separación y divorcio. Dicho de un modo sencillo, el divorcio implica la disolución del vínculo matrimonial, mientras que la separación no. Ahora bien, en ambos casos se disuelve el régimen económico matrimonial y se establecen ciertas condiciones sobre la guarda y custodia de los hijos.

Algunas parejas eligen en primer lugar separarse legalmente, para saber cómo están el uno sin el otro. Si finalmente deciden que están mejor separados y que sus diferencias son irreconciliables, pueden proceder con el divorcio para disolver el vínculo matrimonial. De esta manera, si lo desean, pueden volver a casarse con otra persona más adelante.

 

Consejos para un divorcio de mutuo acuerdo

Teniendo en cuenta que un divorcio supone una ruptura matrimonial, es normal que surjan conflictos. Normalmente, los cónyuges quieren llevar a cabo el proceso de divorcio lo más rápido posible, pero es importante que se tomen el tiempo que sea necesario para aceptar la situación. Por supuesto, si tienen hijos, su relación como progenitores debe continuar.

En el divorcio se deben tratar multitud de aspectos importantes que van a influir en el bienestar de los cónyuges y de los hijos: uso de la vivienda familiar, guarda y custodia de los menores… Es esencial pensar y decidir con calma, evitando las prisas. Por supuesto, los hijos deben estar al tanto de todo, así que hay que hablar con ellos con calma para transmitirles seguridad.

El divorcio de mutuo acuerdo es más barato que un divorcio contencioso, y supone un importante ahorro de tiempo y sufrimiento emocional. El hecho de que el divorcio sea de mutuo acuerdo no implica que no haya aspectos conflictivos. Estas cuestiones es mejor dejarlas para el abogado.

Un buen convenio regulador es clave. Se trata del documento en el que los cónyuges acuerdan las consecuencias, tanto patrimoniales como personales, del divorcio. Lo redacta el abogado en base a los acuerdos alcanzados por los cónyuges y, tras la ruptura matrimonial, es de obligado cumplimiento.

Uno de los consejos más importantes para resolver un divorcio de la mejor manera posible es evitar las comparaciones con otras rupturas matrimoniales de familiares o amigos. Cada familia es un mundo, y, por lo tanto, todos los divorcios son distintos.

Por último, cabe señalar que en el año 2015 se aprobó el divorcio express, una modalidad del divorcio amistoso o de mutuo acuerdo. La principal diferencia con respecto al divorcio amistoso estándar es que el divorcio express se lleva a cabo mediante notario. Los cónyuges no deben acudir a los tribunales, lo que agiliza y abarata los trámites.

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Comparte

Publicaciones recientes​

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Te llamamos