Por qué puede ser útil un abogado en la compra de una vivienda

Existe la creencia popular de que comprar una vivienda es algo sencillo. Pero la realidad con la que se encuentran los compradores es muy diferente. Esta creencia les lleva a no contratar los servicios de profesionales del sector inmobiliario, como un abogado, lo que se traduce en errores y tiempos de espera innecesarios.

El tiempo promedio para encontrar un piso en venta que se ajuste a las necesidades y preferencias de los compradores es de entre tres y cinco meses. Sin embargo, el tiempo puede alargarse de manera considerable si no conocen los procedimientos y los trámites administrativos y legales, razón por la cual el papel del abogado especializado en derecho inmobiliario es tan importante.

Documentación

La documentación más importante en la compra de una vivienda es la siguiente.

Por un lado, la nota simple del Registro de la Propiedad. Un documento en el que aparecen todos los detalles del inmueble, así como la titularidad del propietario. Además, refleja el estado de cargas de la vivienda. En el caso de la compraventa, las obligaciones se pasan al nuevo comprador, así que antes de firmar el contrato es requisito indispensable conocer si sobre el inmueble pesa alguna carga.

Por otro lado, el contrato de arras. Se trata de un pre-contrato que el comprador firma a modo de reserva de la vivienda con un depósito del 10% del valor de mercado de la misma. La cantidad se puede acordar entre las partes ya que la normativa vigente no exige depositar una cantidad concreta. El contrato de arras es muy relevante, de forma que el abogado especializado en derecho inmobiliario puede encargarse de su redacción.

Existen tres tipos de contratos de arras:

  • Contrato de arras penitenciales: tal y como su propio nombre indica, tanto el vendedor como el comprador pueden desistir el contrato unilateralmente. Si es el comprador quien incumple el contrato, pierde el depósito que ha entregado. Y, si es el vendedor, debe devolver el depósito que ha recibido.
  • Contrato de arras confirmatorias: este contrato garantiza que la compraventa de la vivienda va a tener lugar. En caso de incumplimiento, la parte afectada puede exigir la venta e incluso puede interponer una demanda judicial por daños y perjuicios.
  • Contrato de arras penales: en este caso, se establece una cantidad que el comprador pierde si finalmente no quiere adquirir la vivienda. Este entrega un depósito, que funciona como indemnización si se rompe el contrato.

Y, por último, el contrato de compraventa y escritura del piso. Una vez el comprador obtiene la financiación, el comprador y el vendedor deben realizar el contrato de compraventa, preferiblemente en presencia de un abogado.

Ventajas de tener un abogado inmobiliario

Aunque hay quienes consideran que no es necesario contratar a un abogado inmobiliario a la hora de comprar una vivienda para “ahorrarse” sus honorarios, lo cierto es que supone un gran ahorro tanto de tiempo como de esfuerzo y de dinero.

Una de las principales ventajas de contratar los servicios de un abogado inmobiliario es la exclusividad. En base a las necesidades y preferencias del cliente, le ofrece una atención personalizada. Cuenta con una amplia red de contactos, como agencias inmobiliarias, de forma que la búsqueda del inmueble es mucho más sencilla.

Por supuesto, se encarga de todos los trámites de documentos para que la compraventa tenga lugar. El número de estafas en el sector inmobiliario aumenta prácticamente a diario, así que contar con un abogado inmobiliario es la mejor forma de minimizar los riesgos de fraude. Garantiza que la operación se lleva a cabo en base a la normativa vigente, y evita que el comprador firme un contrato con cláusulas abusivas.

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Comparte

Publicaciones recientes​

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Te llamamos