Por qué vas a necesitar un abogado para un divorcio

Un abogado es muy importante en un proceso de divorcio, incluso si es de mutuo acuerdo. La única diferencia entre un divorcio de mutuo acuerdo y un divorcio amistoso en lo que respecta al abogado es que en el primero los cónyuges comparten letrado, y en el segundo cada uno debe contratar a su propio abogado.

En un divorcio entran en juego muchos aspectos personales, familiares y económicos. Por lo tanto, contar con un buen asesoramiento de un abogado especializado en derecho de familia es fundamental para mantener el equilibrio entre todos ellos.

En el caso de un divorcio de mutuo acuerdo, la principal función del abogado es orientar a la pareja para que el procedimiento termine de la manera más beneficiosa para ambos. En el caso de un divorcio contencioso, el abogado se encarga de redactar y presentar la demanda, o de contestar a la misma.

Más allá de la orientación y el asesoramiento, la normativa exige que la demanda de divorcio debe ir firmada por un abogado y un procurador.

 

Tipos de divorcios

En España, existen diferentes opciones a la hora de divorciarse.

 

De mutuo acuerdo

Con ayuda de un abogado matrimonialista, los cónyuges pueden alcanzar un acuerdo que se refleja en el convenio regulador. El convenio regulador se presenta junto con la demanda de divorcio, y es el documento que detalla todas las medidas que van a regir la disolución del matrimonio.

Teniendo en cuenta que los cónyuges se han puesto de acuerdo previamente para divorciarse, el procedimiento suele ser rápido. El convenio regulador cobra especial importancia cuando hay hijos menores fruto del matrimonio, ya que la Fiscalía debe revisar que ninguna de las medidas sea perjudicial para ellos.

En caso de que el matrimonio tenga hijos mayores de edad, la demanda de divorcio se puede presentar directamente ante notario. Es lo que se conoce como divorcio express, y es una modalidad del divorcio de mutuo acuerdo. El abogado presenta el convenio regulador ante notario, y éste se encarga de disolver el matrimonio, sin necesidad de recurrir a la vía judicial.

 

Contencioso

El divorcio contencioso se da cuando los cónyuges no son capaces de llegar a un acuerdo. Cualquiera de las partes puede presentar la demanda en el Juzgado para que comience el procedimiento. La demanda debe estar redactada y firmada por un abogado y un procurador, y tiene que ir acompañada del certificado de inscripción del matrimonio en el Registro Civil y del certificado de nacimiento de hijos.

En este caso uno de los cónyuges presenta la demanda sin el consentimiento de la otra parte. Una vez el Juez la admite a trámite, se le notifica al otro cónyuge, y éste tiene un plazo de 20 días para responder a la misma. Una vez lo haga, se les cita para la celebración del juicio, en el que cada uno de los cónyuges defenderá su postura.

En el divorcio de mutuo acuerdo son los cónyuges los que definen las medidas a adoptar mediante el convenio regulador. En el divorcio contencioso, en cambio, es el Juez el que adopta las medidas que considere: uso de vivienda familiar, régimen de visitas de los hijos menores de edad, pensión de alimentos…

A la hora de buscar un buen abogado especializado en divorcios, es muy importante no sólo que sea profesional y tenga experiencia, sino que también sea empático. Cada caso es único, y el abogado debe ser capaz de ponerse en el lugar de sus clientes para asesorarles y orientarles de la mejor manera posible.

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Comparte

Publicaciones recientes​

Completa el formulario y un abogado especialista atenderá tus necesidades.

Te llamamos